Imprimir
Inicio » Opinión, Historia  »

¿Está vigente Martí?

| 12
"El ascenso del Apóstol", imagen del monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana. Foto: L Eduardo Domínguez/ Cubadebate.

“El ascenso del Apóstol”, imagen del monumento a José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana. Foto: L Eduardo Domínguez/ Cubadebate.

¿En qué nos puede ayudar Martí hoy? Su obra y su pensamiento emancipatorio y actual constituyen una fortaleza para todos nosotros; Martí es el alma moral de la nación, el guía espiritual de Cuba, luz que nos hace ser militantes por la justicia social. No por azar su elección fue estar al lado de los pobres, de los desposeídos; he ahí el electivismo martiano, su condición humana al servicio de los pobres y necesitados; elemento que no quedó solo en el pensamiento de Martí; su elección hubo de practicarla, él hizo de su vida un desvelo de justicia. “Hacer es la mejor manera de decir”, nos enseñó, y la fuerza de sus ideas constituye un basamento importante para la salvaguarda de la nación.

Vivimos un drama terrible, y ante la convulsa realidad, nos preguntamos: ¿está vigente Martí?. Una mirada a rasgos esenciales del pensamiento martiano nos responde que su vigencia solo estará en la medida en que su ideario sea asumido y practicado para transformar la realidad, para continuar la búsqueda constante de la idea del bien y la utilidad de la virtud.

Su profunda vocación de justicia, como sol del mundo moral; que emana de los horrores que vivió en el presidio, de la cruel esclavitud que presenció en su niñez y que juró combatir, de las enseñanzas de su maestro y principal formador Rafael María de Mendive, de sus estudios de Derecho en la Universidad de Zaragoza, España, cuando fue deportado por primera vez de Cuba a su salida del presidio. “Existe en el hombre la fuerza de lo justo y este es el primer estado del derecho”.

Su humanismo, que lo llevó a respetar como nadie la dignidad humana, los derechos de los hombres y las mujeres, la equidad posible en una sociedad, el amor a los niños, echando su suerte con los pobres de la tierra, padeciendo por ellos, entregando su vida a una causa preñada de ese espíritu humanista que lo acompañó siempre.

La eticidad en Martí, síntesis del ideario de José de la Luz y Caballero y el presbítero Félix Varela, … “tengo fe en el mejoramiento humano y en la utilidad de la virtud”, le escribió a su hijo. Fue un hombre profundamente ético, mostraba al mundo sus fuerzas morales, su carácter entero, su ideal de armonía y equilibrio.

Ideario antimperialista que tiene su esencia en los años vividos en Estados Unidos, donde pudo sentir y presenciar cómo se formaba y se desarrollaba la fase superior del capitalismo. Martí escribió medulares escenas norteamericanas donde describió las características del capitalismo monopolista, la avalancha de productos invendibles, el descuido social, las huelgas constantes, los adelantos científicos, la lucha de los partidos republicano y demócrata por el acceso al poder. Construyó Martí, desde lo sensorial y lo vivencial, su más profundo sentir antimperialista al captar rápidamente la esencia de las pretensiones de Estados Unidos para América Latina: “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas”, comparaba José Martí al imperio con Goliat, …“y mi honda es la de David“, él era David, quien estaba todos los días en peligro de dar su vida por su país y por su deber.

Su latinoamericanismo lo llevó a amar a las dolorosas y sufridas tierras americanas desde el Río Bravo hasta la Patagonia. Su ideal del equilibrio del mundo que es uno de los pilares fundamentales de su pensamiento.

Son muchos los retos, sobre todo cuando vivimos en una época tan compleja, donde el equilibrio del mundo sigue siendo aún vacilante y dudoso, donde existe un orden económico, político y cultural verdaderamente insostenible; donde la cultura del tener, la exaltación por lo material, la banalidad y la dominación de las mentes humanas con propuestas enajenantes y colonizadoras, están muy arraigadas bajo la hegemonía del capitalismo.

Cuanto hagamos ha de tener como objetivo supremo acercar cada vez más a las generaciones jóvenes a José Martí, a su vida y obra, y no para aprender de memoria algún que otro pasaje o frase o recitar sus versos, sino para convertirlo en presencia viva. Amar a Martí es amar a Cuba, pero no se ama bien ni puede defenderse lo que no se conoce, y de eso se trata, de aprehender su visión del mundo, que ayuda a entender, crecer y vivir. Pensar y obrar martianamente significa tener una actitud consecuente ante la vida, trabajar sin descanso por Cuba, vencer cualquier obstáculo, combatir toda la injusticia y prepararnos para servir mejor e incondicionalmente a la Patria.

Retomamos estas ideas que expusimos hace ya un tiempo: la juventud cubana debe continuar siendo hermosa de pensamiento y acción, de imprimirle a sus actos la belleza de la vida, del buen gusto, del amor como energía revolucionaria; una juventud arriesgada, que haga lo que parece imposible hacer, que no tema a su pensamiento, sea cuestionadora, transforme su realidad desde el conocimiento que haya adquirido. Una juventud revolucionadora social, que muestre al mundo su espíritu alegre, lleno de vitalidad, su condición humana y ética; una juventud creadora, no anquilosada, dotada de lealtad reflexiva ante los desafíos que le impone la vida; una juventud que no se canse de buscar, de amar, de latir fuerte y ser el termómetro de la sociedad donde vive. Una juventud que ame a su Patria, con sentido del momento histórico, como las de Mella y Villena, Fidel y la generación del centenario; que defienda su identidad, que luche contra la colonización del ser humano en sus más diversas formas, que sea justa.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Marti es pasado, presente y futuro, se adelantó como pocos al futuro, no solo al que le tocó vivir, se adelantó al que estamos viviendo. Martí siempre será hombre de futuro.Los males de la humanidad tienen respuestas de solución en su pensamiento.Martí es antimperialismo,unidad y dignidad.El camino de justicia en este mundo está señalado por Martí, solo falta que sepamos andarlo

  • Pedro P dijo:

    Martí es ante todo Libertad. Cuando los pueblos alcancen esa utopía, entonces Él perderá vigencia. Mientras exista la opresión su pensamiento seguirá más vivo que nunca.

  • alexander dijo:

    JOVEN: marti esta vigente en la mente de muchos cubanos honrados y cultos, pero no en la sociedad cubana ni mucho menos en el sistema del pais…en cuba la mayoria de los jovenes y adultos, quieren irse, emigrar a otro pais porque no venn futuro alguno..se les hace muy dificil la vida y complicado todo, por sencillo que sea…por ende la patria para ellos no esta primero…la mayoria de los hombres en cuba no son honrados porque tienen que llevarle un plato de comida a la mesa para sus hijos por medio del robo al estado…no se puede robar ni siquiera a un lardon y sentirse honrado…y la mujer y el amor en difixil de mostrarlo cuando tienes hambre o tienes que robar para sobrevivir……las ensenhansas de marti, muy poco se ven en la sociedad cubana en general…ni los de arriba la demuestran ni mucho menos los de abajo….espero publiquen mi comentario, naci comunista y morire comunista, por eso muero diciendo la verdad que todos callan..creo que es lo primero para un comunista revolucionario..

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Alexander, no entiendo qué clase de comunista te consideras ser. En otras opiniones he dicho que no existe sociedad perfecta, los hombres estamos llenos de errores. Yo soy imperfecto, cometo errores todos los días, todos los días hago cosas mal, y las que hago bien las puedo hacer mejor. En toda cultura, país y épocas roban, en el vaticano roban personas que juran ante la biblia no pecar
    Usted tiene derecho a opinar, considero no tiene derecho a juzgar negativamente un pueblo que solo la virtud puede hacer el milagro de resistir tanto sacrificio impuesto por el más cruel acoso del imperio más poderoso conocido por la historia.
    Martí fundó el partido revolucionario cubano con la premisa de la Unidad de todos los que estuvieran dispuestos a luchar por la independencia de Cuba sin distinción de credos ni razas. Eso está vigente pues solo una férrea unidad de pueblo puede lograr que superemos situaciones económicas como las que se agudizaron en 1991.
    Es difícil que otro pueblo pudiera resistir tales embates. Asumimos escoger la estrella que ilumina y mata y los pecadores huyeron de nosotros, pero sobre el yugo que nos ofrecía rica y ancha avena, de pie sobre el iluminamos la oscuridad neoliberal y surgió el proyecto de bolívar en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Argentina, Brasil. Eso es Martí en nosotros, Martí contextualizado.
    Fueron los médicos militares Cubanos quienes marcharon a enfrentar el Ebola en África que amenazaba con expandirse como una pandemia mundial, y como los guerreros que destruyeron al racismo sudafricano, esta vez con batas blancas derrotaron al Ebola, sin riqueza material a cambio uno de ellos se infestó y se recuperó regresando gallardamente al frente de combate, no esperaba premios monetarios solo el principio Martiano de no ver un mal en calma y sentir el peso del mundo sobre sus hombros. Eso es la enseñanza de Martí.
    Los Cubanos queremos mejoras, nos disgustan las actitudes oportunistas de quienes se aprovechan de lo que no les corresponde, pero los Cubanos como pueblos no somos un pueblo de ladrones.
    Cuba Fue y liberó Angola y como dijeran nuestros líderes solo regresamos con nuestros muertos, eso es lo que define un pueblo. No se debe juzgar por el que un día coge un plato de comida. Si usted se cree comunista considero que no piense ni desea irse de Cuba, no comprendo cómo se atreve a decir que casi todos se quieren ir de Cuba.
    Cuba es un país que goza de unidad, prestigio y amor de su pueblo, un pueblo que ama su patria no desea abandonarlo. Las estadísticas de nuestras elecciones son reales, y muestran matemáticamente el grado de apoyo del pueblo. Tenemos limitaciones impuestas por un criminal bloqueo, no todos podemos tener acceso a determinados placeres y caprichos alimenticios, pero la alimentación vital está garantizada.
    Hasta los detractores de la propia revolución reciben por igual las garantías del Estado en el que escupen. Los indicadores de seguridad social de Cuba son superiores a los de países del primer mundo, la mortalidad infantil es muestra de atención y garantías vítale. En Cuba no hay niños en las calles ni lavando los parabrisas de vehículos en semáforos para poder comer. ESO ES EL FRUTO DE LA OBRA DE MARTÍ, FIDEL CONSTRUYÓ LO QUE MARTÍ DISEÑO. ESTE PUEBLO NO MERECE SU CRITERIO

    • Sergio dijo:

      Y porque dice usted que ALEXANDER no puede ser comunista?, que es ser comunista?, que cosa es el COMUNISMO?, acaso usted nos lo puede decribir?.

      Es increible como nos “atgribuimos” ATRIBUCIONES, sin estar conferidas,,, usted esto,,, y usted es lo otro,,,, no hay manera de que se dioalogue en este país, d convivir con lo diferente, aún cuando tengas puntos de contacto,,, o piensas como yo, o estás errado.

      Por esto estamos, como estamos,,, entre otras cosas.

      Saludos,

  • ANGEL dijo:

    UNA BUENA ESCENA DE CONFRONTACION IDEOLOGICA ENTRE LOS APOLOGISTAS (MUCHAS VECES SOLAPADOS Y ENCUBIERTOS) DE LOS VECINOS DE ENFRENTE Y PERSONAS HONESTAS. CONSIDERO UTIL RECORDAR ESTE PENSAMIENTO DE MARTI: Quien piensa en sí no ama a la Patria.

  • Carlos Alberto dijo:

    José Martí, se multiplica en mí, siento sano orgullo de su obra imperecedera, de su ejemplo personal y su legado integral, muchos cubanos admiramos sus enseñanzas, su acerbo, pero sobre todo su decisión de estar y representar a los pobres de la tierra, en horas difíciles pienso en él, su luz orienta y estimula. Fue capaz de superar su época y trascender al infinito. Creo en su vigencia y actualidad. ¡Gracias Maestro!

  • Camilo Diaz Román dijo:

    Sergio. Lamento no percatarme de su opinión hasta el día de hoy que revisé el sitio y apreciar que este tema parece ya no estar en debate. Intentaré dar respuesta a su criterio. Solicito que se publique y no quedar sin respuesta
    Primero el tema es Martí y su vigencia en nuestro pueblo, no es el comunismo. Pero se puede conectar, es bien cercano al humanismo, sentido de igualdad y justicia de Martí, a lo que el comunismo postula
    Segundo, yo no digo que Alexander no sea comunista, solo dejo abierto el tema de su afirmación cuando digo que no comprendo que clase de comunista se considera ser.
    Reitero mi posición, pues Alexander hace una afirmación negativa y para mi criterio desmoralizante del pueblo Cubano, pueblo del que espero usted se siente parte, sus familiares y amigos. Es Alexander el que en su derecho de opinar se apropia de la ´´ATRIBUCION´´ de ser categórico al afirmar que en Cuba y tomo textual su criterio cuando opina haciendo referencia a la permanencia de Martí opinó .´´pero no en la sociedad cubana ni mucho menos en el sistema del país…en cuba la mayoría de los jóvenes y adultos, quieren irse, emigrar a otro país porque no ven futuro alguno. Se les hace muy difícil la vida y complicado todo, por sencillo que sea…por ende la patria para ellos no está primero…la mayoría de los hombres en cuba no son honrados´´ fin de fragmento de opinión de Alexander.
    Tengo la apreciación de que usted no se ofende al ver que el termino MAYORIA es una responsabilidad que asume Alexander y usted defiende sin valorar que en esa MAYORIA de persona que no son honrados está su familia y amigos y hasta usted. Opinar es un derecho, difamar es un delito, el pueblo de Cuba puede demandar a quien lo ofenda. Quisiera saber que encuestadora valida esa afirmación de Alexander.
    Sergio, criterios como este de mi pueblo y del suyo, el de nosotros. Solo lo había escuchado en textos de historia cuando el presidente de turno en los EEUU en 1898 William Mckinley se refirió en esos mismos términos de desprecio y discriminación de los Cubanos, al llamarnos vagos, inmorales etc. Alexander es categórico al llamar a LA MAYORIA DE LOS HOMBRES EN CUBA NO SER HONRADOS´´
    Respeto su decisión de aceptarlo, yo asumo el mínimo de compromiso como Cubano de por esta vía manifestar indignación por la falta de respeto por nuestro pueblo.
    Martí no habló de sociedades perfectas, decía que el sol tiene manchas, por lo que criticó a los que como Alexander y usted que he apreciado en sus comentarios, se empeñan en resaltar las manchas en el sol. Cuando Martí escribió para los niños La edad de Oro, en tres héroes dice que en el mundo hay muchos hombres sin decoro pero siempre hay hombres que llevan en si el decoro de muchos hombres.Por tanto, Martí concebía su proyecto con todos y por el bien de todos pero sin detenerse a ver las manchas del Sol. De esa forma al escribir la invitación a Gómez para la gesta del 95 donde expresaba que lo invitaba a esa contienda sin dudar que lo aceptaría pero solo le ofrecía sacrificio y la ingratitud de los hombres, Eso dice que Martí conocía la naturaleza humana llena de defectos.
    Más que criticar desde lejos por este medio, más elegante sería que el que manifieste un criterio de algo que tiene vivencia, tenga pantalones de enfrentarlo y combatirlo donde lo vea y asuma las consecuencias. Solo así puede ser consecuente y publicar su crítica.
    Todos tenemos inconformidades, queremos dialécticamente mejorar lo que tenemos, eliminar deformaciones, vicios y miserias humanas.El concepto de Revolución contempla esta realidad y necesidad. Fidel sabía que es una realidad que existe, amenaza y tiene que solucionarse, pero le corresponde a cada uno en su lugar. Para eso hacen falta pantalones. Para criticar solo larga lengua. Las cosas están como están por los pendejos que no enfrentan en el lugar lo que está mal. Eso no es tarea de gobierno, es civismo ciudadano.
    Pero todos tendremos virilidad de ser consecuentes y en cada lugar defender lo que opinamos, defender los criterios donde surgen, como lo necesita el concepto de Revolución y no adular, callar para después generalizar y regar porquería sobre todos, sobre un pueblo y su historia?.
    Ante la referencia a los cubanos que pretendan viajar, en defensa de los bueno cubanos que no viven en Cuba, puedo decir que no radicar en Cuba o tener intención de viajar no es muestra de falta de patriotismo, ni de apoyo a la revolución, la migración económica es un fenómeno natural. En los EEUU viven cubanos patriotas y en Cuba viven algunos Cubanos que solo joden.
    Para finalizar, le diré que dialogar es relativo, los EEUU se proclaman campeones de la libertad y cuando la caña se pone a tres trozos proclamaron que ´´están con ellos o contra ellos´´.
    Sergio, esto es un mundo que está en guerra de ideas y la hipocresía no cabe.
    Usted me pregunta y escribe.
    -Que es ser comunista?, que cosa es el COMUNISMO?, acaso usted nos lo puede describir? Fin de su pregunta.
    -Yo le respondo que solo conozco que es una aspiración de sociedad en su fase superior de justicia y de igualdad, que requiere de supremos valores humanos unido a un nivel de desarrollo socio económicomuy lejos de conseguir en este mundo metalizado y cargado de egoísmo y pensamientos negativos,
    Alguna literatura dice y Copio ´´El comunismo es una forma de organización social y económica caracterizada por el control y planificación colectiva de la vida comunitaria, la abolición de la propiedad privada sobre el trabajo y los medios de producción, y la eliminación de las clases sociales. La doctrina comunista, cuya base es la colectivización de la propiedad, fue fundada por los pensadores socialistas alemanes del siglo XIX Karl Marx y Friedrich Engels como una interpretación revolucionaria de la historia. Un permanente conflicto por el excedente material, cuyo inicio se debe a la aparición de la propiedad que pone fin al comunismo primitivo y separa a la sociedad en clases de acuerdo a su forma de adquisición de recursos. Según el marxismo, las diferentes relaciones de producción que vinculan a los hombres requieren de la explotación, y estas relaciones generan con el tiempo las condiciones para ser reemplazadas por otras formas de explotación superiores, en una secuencia revolucionaria de modos de producción. Sin embargo, esta lucha de clases se extingue luego de que su última etapa, la sociedad capitalista, entra en una crisis interna que sólo puede resolverse a través de una revolución comunista. Para llegar a este fin debe organizarse un partido comunista que conquiste el poder político estableciendo un período de dictadura del proletariado hasta que desaparezcan las clases sociales y el Estado pueda abolirse.

    Saludos.

Se han publicado 12 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Yusuam Palacios Ortega

Yusuam Palacios Ortega

Licenciado en Derecho. Presidente del Movimiento Juvenil Martiano de Cuba.

Vea también