Imprimir
Inicio » Opinión, Política  »

Mapa de la derrota opositora en Venezuela

| 8 |
Una de las tantas imágenes de la "pacífica" oposición venezolana y el caos que genera en las calles para desestabilizar al país. Foto: EFE.

Una de las tantas imágenes de la “pacífica” oposición venezolana y el caos que genera en las calles para desestabilizar al país. Foto: EFE.

A esta hora la derecha debía estar, según sus cálculos, en una posición de fuerza totalmente diferente. O sentada en el Palacio de Miraflores, o en el despliegue de un gobierno paralelo combinado con movilizaciones de masas y acciones violentas, incluidas militares. Se había planteado la apuesta a todo o nada/ ahora o nunca, y hoy se encuentra en una disputa interna para ver cómo seguir, y no terminar peor que al iniciar la escalada de los cien días.

Pasó lo que les suele pasar: se equivocaron en sus análisis. Sobrestimaron la fuerza propia, subestimaron al chavismo, leyeron de manera errada el estado de ánimo de las masas, calcularon mal las coordenadas del campo de batalla. Y en las batallas las responsabilidades son colectivas, pero diferenciadas: el peso mayor recae sobre los generales -así lo enseña, entre otros, el libro La extraña derrota, de Marc Bloch-. Porque hubo una derrota, táctica en el marco de un equilibrio inestable prolongado, pero derrota al fin, y eso trae cambios, facturas, desbandadas y cambios de posiciones.

Subestimaron al chavismo

¿Por qué evaluaron de manera equivocada las condiciones para la toma del poder de manera violenta? Se combinan varios elementos. En primer lugar, la posición de clase de la dirigencia. La dirección del movimiento estuvo y está en manos de la burguesía, la oligarquía, cuadros en su mayoría de clase media-alta, formados en esa política e imaginario. Sería falso decir que no han desarrollado estructuras en algunas zonas populares, pero no parecen de dirección, y son minoritarias. A ese elemento se suma otro, agravante para sus cálculos: una parte de su dirección, tanto venezolana como norteamericana, se encuentra en el extranjero, en particular en Estados Unidos.

Esas lecturas, marcadas por una distancia de clase y de país, se ensancharon por el efecto boomerang de una sus fuerzas: las redes sociales. Asumieron que la dinámica expresada en las redes era representativa del estado de ánimo de las mayorías. Pensaron que la capacidad desplegada -con millones de dólares- en Twitter, Facebook, Instagram, Youtube, era la que realmente existía, que la radicalidad allí expresada era la radicalidad popular real.

De esa manera creyeron que el gobierno estaba a un empujón de caer, que su respaldo popular era minoritario y contralascuerdas, que las masas descontentas acompañarían su llamado a la calle para sacar al “régimen”, y que su propia fuerza tenía capacidad de desplegarse hasta alcanzar la masividad policlasista y nacional necesaria. Esa combinación de elementos iba a tener a su vez incidencia sobre factores políticos e institucionales del chavismo, que, al ver el ascenso irrefrenable de las masas en su pedido de elecciones generales, se iban a cambiar de bando. Solo sucedió con la Fiscal General y algunos dirigentes intermedios puntuales -y no fue por las masas sino por cálculo y compra política-. Lo más importante en ese plan era la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: no se quebró.

Esos cálculos condujeron a sostener la hipótesis de la salida violenta durante más de cien días. Con puntos clave como el anuncio de que sería elegido el próximo presidente en elecciones primarias. Lo había proclamado Ramos Allup, el primero en decir luego que participará en las elecciones regionales. Entre un anuncio y el otro pasaron quince días, y en el medio una fecha clave: la victoria electoral del 30 de julio, con más de ocho millones de votos en contra de la violencia opositora y en respaldo a una solución democrática en manos del chavismo. La derecha desconoció públicamente los resultados, pero su impacto fue innegable, abrió un reacomodo de posiciones y cambio de táctica en desarrollo.

Los ecos de la guarimba en Twitter (+Video)

Las conclusiones fueron la inversión de sus premisas: el chavismo no estaba nocau y dio una lección histórica, los sectores populares miraron en su mayoría desde lejos a la dirigencia opositora y rechazaron la violencia, la fuerza propia -compuesta por su base social ampliada, los grupos de choques, y sectores paramilitares- no alcanzó a quebrar el cuadro de empate. Tomar el poder por la fuerza es insostenible con esas coordenadas. Cayeron entonces uno tras otro en el anuncio esperado: la participación en las elecciones bajo el ordenamiento del mismo poder electoral que acusan de ilegal, ilegítimo y fraudulento. Freddy Guevara, de Voluntad Popular, ya anunció que el “camino es electoral”.

Algunos todavía no se han pronunciado, producto de desacuerdos, incapacidad para una disputa electoral -como María Corina Machado-, tensión con una base social defraudada a la cual le prometieron un poder inminente para anunciarle cien días después una vía electoral, y crisis interna. Estos meses de escalada reconfiguraron el mapa interno de la derecha, que parece compuesta por tres sectores, que, aunque sostienen posiciones diferentes -por pragmatismo o convicción-, no parecen tener fronteras tan claras.

La victoria del chavismo en las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente resultó un duro golpe para la oposición. En la imagen, el presidente venezolano y su esposa  Cilia Flores, la noche del domingo tras la jornada electoral. Foto: ATLAS.

La victoria del chavismo en las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente resultó un duro golpe para la oposición. En la imagen, el presidente venezolano y su esposa Cilia Flores, la noche del domingo tras la jornada electoral. Foto: ATLAS.

  1. El primero está conformado por los partidos de derecha más históricos, como Acción Democrática presidido por Ramos Allup, que, aunque acompañó la escalada de violencia, su apuesta reside y residió en la estrategia del desgaste del gobierno -en particular por el efecto de los ataques económicos- para acumular en votos el descontento popular, y apostar a victorias electorales.
  2. El segundo está dirigido, por ejemplo, por Voluntad Popular y Primero Justicia -cuyos dirigentes están inhabilitados para presentarse como candidatos- y fue quien apostó a la salida por la fuerza, trabajó en la conformación/ financiamiento/ entrenamiento de grupos de choque, y se vinculó de manera directa con sectores paramilitares.
  3. El tercer grupo es el que se ha autodenominado “resistencia” y se ha multiplicado en varios nombres según las zonas del país. El discurso es el del rechazo a la traición de los dirigentes que aceptaron ir a las elecciones, la necesidad de escalar en la confrontación callejera, y la reivindicación de las acciones de violencia -como los ataques el día de las elecciones-. Sus espacios comunicacionales son centralmente las redes sociales y Miami. Resulta difícil saber si se trata de un proceso de relativa espontaneidad, o la “resistencia” fue creada para desplegar acciones planificadas, por ejemplo, por el segundo sector, bajo otra identidad. ¿Cuánto son, quiénes dirigen? Según algunas propias declaraciones maiameras, son grupos dispersos que no tienen centro de mando.

Ataque al Fuerte Paramacay en Venezuela: Análisis y contexto

Desde ese análisis se puede entender por ejemplo la acción del domingo en Fuerte Paramacay. No se trata, como los ataques a cuarteles durante los meses de mayo/ junio/ julio, de medidas en el marco de una escalada que busca acorralar, de ofensiva. Pareciera más bien un intento de mantener medidas de alto impacto -con fuerte repercusión internacional- junto con la preparación de los grupos más radicales. La autoría del hecho debería buscarse en el tercer sector -que parece vinculado, por debajo de la mesa, al segundo, y a dirigentes de la derecha como el senador norteamericano Marco Rubio-. Seguramente intenten más acciones como esta, o mayores. Hay síntomas de desesperación, y eso puede traer violencia y apuestas más radicales.

A este cuadro deben agregarse las dos principales líneas de fuerza de la derecha: la económica y el frente internacional. En el primer caso se ha visto como luego del 30 de julio se produjo un ataque frontal contra la moneda al aumentar vertiginosamente el dólar paralelo. El objetivo es disparar los precios, desgastar a la población, distanciarla de esa manera del gobierno, agravar el cuadro de dificultad material, intentar asfixiar los cotidianos de las clases populares. En cuanto a lo internacional, la escalada sigue dirigida desde los Estados Unidos, con apoyo central desde Colombia y los gobiernos subordinados de la región.

El resultado es que la derecha ha vuelto a depender de dos estrategias que expresan su incapacidad. Una es golpear a la población para llevarla al desespero e intentar traducir esa situación en votos. La otra es pedir la intervención norteamericana, disfrazada de la forma que sea necesaria. Esa realidad es muestra de debilidad y no de fuerza.

La elección del 30 de julio fue una victoria táctica del chavismo. Esa nueva situación dentro del equilibrio inestable trajo efectos dentro de una derecha que volvió a equivocarse furiosamente en su análisis del campo de batalla. Esa ventaja chavista debe ser traducida en acciones urgentes. La principal, además de la justicia, es la económica, y, se sabe, la economía es concentración de política. Ahí parece estar el desafío central de la revolución.

(Tomado del blog Hasta el Nocau)

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

  • Benito Pérez Maza dijo:

    Un buen análisis con una acertada recomendación. Lo central, el ejercicio del Pueblo.

  • Francesco Monterisi (Italia) dijo:

    Excelente articulo.
    Traducido en italiano http://www.cubainformazione.it/?p=25702

  • Angel Gutiérrez dijo:

    Estoy de acuerdo con ese importante análisis y la mayoría de sus argumentos, pero además de la económico y lo internacional, la derecha cuenta todavía para seguir haciéndole daño al pueblo venezolano y a su Revolución, con una tercera coordenada: la mediática nacional e internacional.Y en ese sentido aún tienen una enorme fortaleza. Por lo que al respecto con la Constituyente se tienen los mecanismos ideales y la fuerza necesaria para minimizarlos. La revolución debe actuar de inmediato en ese sentido, con coraje y sin vacilación, porque para eso cuenta el respaldo de un pueblo decidido y consciente.

  • Miguel Angel Elias dijo:

    El comunismo desapareció hace años. El concepto de Izquierda y derecha ya no tiene validez. Lo único válido hoy es que está identificado el gran poder económico mundial que tiene a su disposición el FMI, el BM, las NNUU, y a su policía internacional EEUU. La falla de este gran poder es que 1)Han basado su gran poder en la corrupción de los gobiernos locales, los cuales han cometido incontables abusos contra los pueblos. 2) Han menospreciado el poder de las redes sociales en el intercambio de mensajes informativos espontáneos. En conclusión y como consecuencia de ello, la lucha ya no es entre izquierda y derecha sino entre Injusticia gubernamental, abuso y corrupción y los pueblos despertando y su sed de justicia.

  • Aliro dijo:

    El concepto y reconocimiento de la revolución bolivariana para la emancipación, búsqueda del desarrollo y en paz, sostenido y proclamado por el chavismo, le da pleno y legitimo soberano derecho de libre y justa determinación a un importante sector nacional de venezolanos, los que jamas fueron considerados por la clasista y discriminadora oligarquía colonialista que esta aliada internacionalmente y que pretende validar solo su nefasto e irracional sistema que abiertamente es anti patriota y anti venezolano.

  • Vlacho dijo:

    El alma del chavismo sigue viva y por mas que pretendan los vecinos de acabarlo….no pasaran; como quisiera que ahora que esta caldeada la vaina con Korea se suspendieran los nexos comerciales del petroleo con USA para ver hasta donde aguanta el pato donald .- Chaves Vive Venezuela sigue. Adelante comandante Maduro

  • Ariel Núñez Morera dijo:

    Muy de acuerdo con Ángel Gutiérrez: con coraje, sin vacilación y con el respaldo del pueblo bolivariano es hora de tomar por asalto el llamado “Cuarto Poder”. Al menos en Cuba, la difamación, la calumnia y la injuria son tres figuras delictivas refrendadas una tras otra en el Código Penal. Tomen nota, hermanos venezolanos.

    (Ya de paso, alguien se ha percatado del aspecto de delincuentones de baja ralea de esos “guarimberos”? Comparen esas dos fotos de arriba. Es cierto que el hábito no hace al monje pero… lo identifica bastante.)

  • Bessy Zapata dijo:

    Sin hablar con tecnicismos y haciendo una relacion sencilla con el relato descrito(por cierto muy real)el imperio quiere hacer con Venezuela ya no solo sumpatio trasero(como ya lo hizo con mi pais Honduras)despojandones de todas nuestras riquezas naturales a traves de sus trasnacionales ahora somos esclavos feudales,pues eso y peores cosas quiere de Venezuela y de los venezolanos,desplazarlos mejor dicho hacerlos que emigren de su pais , sino aceptan sus condiciones a cambio de sus riquezas naturales y seguir con la primavera Latino Americana que la empezo en Honduras en el 2009 con el golpe de estado que nos ha dejado no pobres como éramos sino muertos de hambre y ademas con una de las peores violencias del mundo,la corrupcion mas galopante de entre los mas corruptos,sin salud, sin educacion,sin seguridad y con un abismo social increible entre ricos y pobres,estamos arruinados ya compraron Honduras,Venezolanos verdaderos no lo permitan sino despues se la veran negro.

Se han publicado 8 comentarios



Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

Marco Teruggi

Marco Teruggi

Periodista y poeta. Nació en París en 1984. En 2003 llegó a Argentina, de donde es su familia. Se licenció de Sociología en 2013. Desde comienzos de ese año vive en Caracas. Ha publicado varios libros de poesías.

Vea también